¿Es Cierto que Dejar de Fumar ENGORDA?

Algunas personas no dejan el hábito de fumar porque tienen miedo de aumentar su peso. La pregunta que muchos suelen hacerse es: ¿que hay de cierto en que dejar de fumar engorda?

Lo cierto es que los químicos que contiene el humo del cigarrillo afectan a las hormonas, al metabolismo, al sistema nervioso, al sentido del gusto y el olfato, además de la capacidad de digerir y asimilar los nutrientes ingeridos.

Esto es ocasionado fundamentalmente por la nicotina, el componente más adictivo del tabaco, así como también por otros componentes tóxicos que impactan el organismo de forma extremadamente negativa.

¿Será cierto que dejar de fumar engorda?

Para algunas personas, sí. Aunque es común aumentar de peso en el año siguiente de haber dejado la adicción, no todo el mundo lo hace.

Afortunadamente (para la salud), los factores negativos mencionados más arriba son reversibles, o sea, cuando una persona abandona el hábito, poco a poco todo comienza a volver a la normalidad.

Al dejar de fumar, el organismo muestra rápidamente una serie de efectos en varios niveles, que explican por qué un ex fumador puede aumentar su peso.

Entre los mismos se destacan los siguientes:

(Sigue más abajo…)

Fíjate en esto:

1. Recuperación del gusto y el olfato

Algunas sustancias tóxicas del tabaco deterioran la capacidad del gusto y el olfato.

Al dejar de fumar, ambos sentidos empiezan a recuperarse y mejoran de forma gradual.

Sin que la nicotina entorpezca las papilas gustativas, los alimentos empiezan a tener mejor sabor (en realidad, su “verdadero” sabor).

Como consecuencia, la persona comienza a disfrutar más de lo que come y a desear comidas con sabores más fuertes, lo que puede hacer que adopte una dieta con más calorías.

Dejar de fumar en 7 días

2. Mejora de la digestión y la asimilación de nutrientes

El consumo del tabaco a menudo es acompañado de una mayor secreción ácida en el interior del estómago.

Por otro lado, se reduce la secreción de bilis y otros jugos gástricos, tan necesarios para metabolizar y asimilar los nutrientes de los alimentos.

Además, por lo general la nicotina disminuye los movimientos musculares no sólo del estómago, sino también del intestino.

Al dejar de fumar, la secreción de dichas sustancias vuelve a normalizarse y mejoran los movimientos estomacales e intestinales, con lo que la digestión y asimilación nutricional se vuelven más eficientes.

3. Aumento del apetito

La nicotina es un supresor del apetito, por lo que es posible que descubras que tu deseo por comida aumenta una vez hayas dejado de fumar.

Pero cuidado: algunas personas confunden el antojo de nicotina con el hambre, lo que no suele ocurrir en las terapias de reemplazo de nicotina para abandonar la adicción.

Otras personas se dan cuenta de que echan de menos la acción física de “mano a la boca” de fumar un cigarrillo, por lo que acaban reemplazándolo por un bocadillo.

4. Disminución de la termogénesis y el metabolismo

La producción de calor (termogénesis) de una persona que fuma es más alta que la de una persona no fumadora.

Por lo general la diferencia es de aproximadamente un 6%, lo que aumenta su metabolismo basal en unas 200 kcal.

Cuando la persona deja de fumar, su producción de calor vuelve a la normalidad y su metabolismo disminuye un poco, lo que puede hacer que no queme tantas calorías.

En otras palabras, si eres un fumador empedernido, podrías necesitar hasta 200 calorías menos al día después de haber dejado el cigarrillo.

Por lo tanto, si no reduces las calorías ingeridas, tu peso podrá aumentar.

5. La ansiedad y los nervios

La nicotina aumenta los niveles de ciertas hormonas tales como la adrenalina y tiene una acción hiperglucémica.

Esto hace que la persona fumadora pueda recurrir a un cigarrillo cada vez que tiene hambre y logre regular sus niveles de glucemia, tal como si hubiera comido.

Cuando la persona deja de fumar, la ausencia de la nicotina puede hacer que aumente la ansiedad.

Ante la falta de otro estímulo del sistema nervioso, algunos ex fumadores calman sus nervios comiendo más de lo que deberían, especialmente alimentos calóricos y poco nutritivos.

Dejar de fumar engorda

La persona que deja de fumar puede aumentar su peso

¿Puede la TRN ayudar a reducir el aumento de peso?

Investigadores del Centro Médico de Kyoto en Japón estudiaron a 186 pacientes en una clínica para dejar de fumar y encontraron que, mientras más adictos eran a la nicotina, más propensos eran a aumentar de peso cuando dejaban de fumar.

Observaron a personas con una edad promedio de 60 años que habían fumado una media de un paquete de cigarrillos o más al día.

El resultado del estudio sugiere que reemplazar los cigarrillos con TRN (terapia de reemplazo de nicotina) puede ayudar a reducir la cantidad de peso que se gana al dejar de fumar.

Las personas que usaban la TRN aumentaron en promedio alrededor de 1,13 kg en los tres meses posteriores a su abandono, bastante inferior al aumento que tuvieron quienes no usaban ninguna terapia de este tipo.

De todos modos, la persona debe asegurarse de tomar todos los medicamentos para dejar de fumar si han sido recetados por un médico y mantenerse al día con la TRN de su elección para ayudar a mantener los antojos de nicotina al mínimo.

¿Sabías que...
… entre menos antojo tengas de nicotina, más fácil será mantenerte alejado de los cigarrillos y evitar reemplazarlos con bocadillos poco saludables?

Los beneficios compensan el ligero sobrepeso

Pese a todo lo expuesto anteriormente, un estudio recientemente publicado en el British Medical Journal indica que el aumento de peso promedio de los ex fumadores es de apenas 4,7 kg.

Es más, esto suele ocurrir sólo en los tres primeros meses después de haber dejado la adicción, al cabo de los cuales el peso tiende a estabilizarse nuevamente en la mayoría de los casos.

Esto significa que los beneficios de dejar de fumar compensan con creces el ligero sobrepeso que pueda obtenerse al dejar de fumar.

De hecho, ganar 5 kg no es ningún problema de salud y, además, un no fumador también podría engordar naturalmente a medida que envejece.

Más informaciones y consejos para dejar de fumar

Te recomendamos que veas también estas entradas:

Bien, ha sido todo por hoy. Esperamos que te hayan sido útiles estas informaciones sobre por qué dejar de fumar suele hacer que la persona engorde.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjanos tus comentarios o preguntas relacionadas más abajo.

✅ Si deseas leer más artículos parecidos a este, te recomendamos que entres en nuestra categoría del tabaquismo.
Si te gustó, ayúdanos a que llegue a más personas pulsando uno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!
Cargando...

SOBRE EL AUTOR

Carlos SellerCarlos Seller

NATURÓLOGO Y NUTRICIONISTA

Fundador y Director de TuSaludTotal.com, con más de 15 años de experiencia clínica.
Licenciado en Nutrición Humana, Dietética y Naturología.
Está al tanto de las tendencias y de los nuevos desarrollos en el área de la salud y el bienestar. 
Espera ayudarte a mejorar tu salud y calidad de vida informándote acerca de las mejores opciones de tratamientos disponibles.
Puedes consultar su biografía completa aquí.
LinkedIn

Deja aquí tu comentario:

Información básica sobre protección de datos
Responsable por los datos: Carlos Seller | Finalidad: Gestión y moderación de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento expreso | Destinatarios: Los datos que facilitas estarán hospedados en los servidores de la empresa Banahosting | Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. | Ve la información detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.