Cómo tratar el insomnio en el embarazo

Actualizado: 27/09/2017

A pesar de ser un trastorno muy común, el insomnio en el embarazo no puede ser ignorado, pues la falta de descanso disminuye la calidad de vida y aumenta los niveles de estrés.

En última instancia, esto puede ser muy perjudicial para la salud de la mamá y su bebé.

Uno de los consejos que las embarazadas más escuchan es: “aprovecha para dormir bastante antes que nazca el bebé”.

El problema es que la mayoría de las futuras mamás se enfrentan a largas noches de insomnio en algún momento de su embarazo.

Las causas del insomnio durante la gestación

El principal factor responsable de la falta de sueño de las gestantes es una mezcla de reacciones físicas y cambios hormonales típicos de esta etapa.

Dichos cambios hormonales están relacionados con el aumento del nivel de estrógenos en el organismo. Esta hormona tiene una acción estimulante y puede ocasionar insomnio.

Pero este trastorno también puede ser causado por el estrés y la ansiedad.

Cabe destacar que las mujeres que ya sufren de estos problemas emocionales antes de quedar embarazadas, tienden a padecer de insomnio durante el embarazo.

Por otra parte, existe toda la expectativa del parto, es decir, la ansiedad que viene con la llegada de un hijo.

Por lo general, las causas del insomnio pueden ser distintas dependiendo del trimestre en que la mamá se encuentre:

– Primer trimestre

En el primer trimestre, los cambios hormonales pueden causar náuseas y acidez estomacal.

Asimismo, el inicio del embarazo puede ser una fuente de ansiedad, especialmente cuando es la primera vez, lo que puede dejar el sueño bastante inquieto o causar dificultades para conciliarlo.

– Segundo trimestre

En esta estapa del embarazo, uno de los mayores problemas es la hiperacidez que con frecuencia hace que sea difícil conciliar el sueño.

Sin embargo, como el vientre aun no está muy grande, éste puede ser considerado el período  menos propenso al insomnio.

– Tercer trimestre

Es en este período cuando se intensifica la dificultad para dormir.

El volumen abdominal aumenta mucho, lo que favorece una serie de perturbaciones que afectan a la calidad del sueño, incluyendo, el reflujo gastroesofágico, el aumento de la frecuencia urinaria debido a la compresión de la vejiga por el útero y el aumento del dolor de espalda.

En consecuencia, el ciclo del sueño cambia y en  promedio la mujer se despierta tres veces por noche.

Por otro lado, el movimiento del bebé se intensifica, haciendo que la mamá se despierte con frecuencia.

La cantidad adicional de progesterona en el cuerpo es otro factor que puede perturbar el sueño. Esta hormona tiene varios efectos, incluyendo la reducción del tiempo de sueño profundo, que es aquél en que la persona más descansa.

Las posibles complicaciones

Cuando el insomnio viene acompañado de algún trastorno grave del sueño, tal como la disnea (dificultad para respirar), es necesario consultar a un médico.

Los trastornos respiratorios del sueño a menudo se asocian con un embarazo anormal y son comunes en las gestantes con hipertensión y preeclampsia.

Otro punto que precisa ser observado es si la mujer embarazada comienza a mover mucho las piernas durante el sueño, pues éste puede ser un síntoma del síndrome de las piernas inquietas.

Este síndrome tiene relación con la deficiencia de hierro, muy común durante el embarazo, por lo que es algo que precisa ser investigado.

Tips para tratar el insomnio en el embarazo

El insomnio puede ser bastante difícil de tratar en el embarazo porque, como es de público conocimiento, las mujeres gestantes no pueden tomar medicamentos sin el permiso de su obstetra.

Ve a continuación nuestros consejos para dormir mejor durante estos nueve meses.

1- Descansa durante el día

La calidad del sueño es un reflejo de lo que sucede durante el día.

Por ejemplo, la inflamación y el dolor en las piernas que tanto molestan para dormir, pueden estar presentes durante el día. No obstante, la mujer puede distraerse con otras actividades y ni siquiera darse cuenta de su presencia.

Pero al acostarse, los dolores aparecen. Por lo tanto, la recomendación de los obstetras de hacer reposo durante al menos dos horas al día con las piernas elevadas también tiene efecto sobre el descanso nocturno.

insomnio en el embarazo

2- Sal y líquidos con moderación

Preparar las comidas con poca cantidad de sal es un cuidado que reduce la hinchazón y mejora la comodidad al acostarse.

Otra precaución esencial para garantizar un buen descanso nocturno, especialmente al final del embarazo, es no beber demasiado líquido antes de acostarse.

Como el útero presiona la vejiga, las ganas de orinar varias veces durante la noche puede comprometer la calidad del sueño. Después de todo, cuanto menos te levantes para orinar en la noche, mejor.

3- Haz comidas saludables

Es esencial que comas liviano de 3 en 3 horas y que le des preferencia a los alimentos saludables.

Para dormir cómodamente, es importantísimo que no ingieras alimentos pesados en la cena.

Para completar, no cenes muy próximo a la hora de acostarte. Tómate un tiempo para la digestión.

4- Evita las bebidas estimulantes por la noche

El consumo de bebidas estimulantes, tales como las bebidas de cola, el café, el chocolate y algunos tipos de té como el negro, precisa ser evitado después de las 17hs.

Además de causar acidez estomacal, estas bebidas son ricas en cafeína, un estimulante natural fácilmente absorbido por el cuerpo, que estimula el sistema nervioso central, causando agitación.

Así que, aléjate de estas bebidas por la noche para dormir mejor.

5- Calmantes naturales y muchas almohadas

Beber una taza de té calmante, como el de hinojo, un poco antes de irte a la cama, te ayudará bastante al comienzo del embarazo, cuando la presión del útero sobre la vejiga es todavía pequeño y las idas al baño no son tan frecuentes.

Del mismo modo, un vaso lleno de leche tibia puede ayudar, debido a que la bebida contiene aminoácidos que ayudan en el sueño.

Sobre el final del embarazo, cuando el vientre ya está muy crecido, almohadas y cojines propios para mujeres embarazadas ayudan bastante.

La posición más recomendada por los especialistas es el decúbito lateral, es decir, de lado. La razón principal es garantizar una mejor circulación de la sangre.

Es aconsejable que la mujer embarazada abrace una almohada, ponga otra bajo el vientre, dos bajo la cabeza y otra en la entrepierna.

Puede parecer una exageración, pero puede hacer toda la diferencia. De esta manera, la embarazada tiene la sensación de dormir de bruces y puede descansar mejor.

Ejercicios para dormir en el embarazo

6- Estírate

Haz algunos ejercicios de estiramiento antes de acostarte. Esto te ayudará a relajar y reducirá al mínimo tu dolor de espalda.

Lo ideal sería que, al principio, aprendieras a hacer algunos ejercicios básicos con un profesional. Después podrás hacerlo sola.

7- Date un baño caliente

Todos sabemos que un baño caliente antes de irse a la cama ayuda a relajar, pero en el embarazo tiene que ser rápido.

El calor del agua puede hacer que la presión arterial caiga demasiado, lo que no es bueno para una mujer gestante.

Disfruta del momento y deja caer el agua sobre tu espalda. El dolor de espalda tan común durante el embarazo puede ser aliviado con el agua caliente.

Sin embargo, la temperatura no puede ser demasiado alta, debido a que muchas embarazadas sienten sofocos y puede perjudicar su sueño.

Por otro lado, el agua caliente elimina la grasa natural de la piel, dejándola expuesta a las alergias y otros problemas.

8- Toma suplementos de Omega 3

Algunos estudios han demostrado que las mujeres embarazadas tienen una cierta deficiencia del ácido graso omega 3 en el cuerpo.

Entre las consecuencias de dicha deficiencia se encuentra la dificultad para dormir. Por eso muchos obstetras prescriben a sus pacientes la suplementación con omega 3 durante el embarazo.

Esta medida es buena para la mujer y su bebé. El sueño de la embarazada mejora mucho y su bebé también duerme mejor después del nacimiento.

Habla con tu médico acerca de esta posibilidad y asegúrate una buena noche de sueño para tí y tu pequeño.

9- Muévete

Hacer algún tipo de actividad física es uno de los consejos dados por los especialistas para eludir la falta de sueño y mejorar la salud, especialmente al final del embarazo.

Lo ideal es que la madre comience a ejercitarse ya en el primer trimestre. De esta manera, llegará a la recta final con una buena postura, respirando mejor y con sus músculos fortalecidos.

Lo importante es que te mantengas activa en el embarazo haciendo algún tipo de ejercicio que te sientas cómoda.

10- Duerme siempre a la misma hora

Es importante que establezcas un horario regular para irte a la cama todos los días.

De esta manera, tu cuerpo se ajustará a esta rutina y será más fácil conciliar el sueño.

Otro punto importantísimo es que debes dormir en un entorno tranquilo y completamente oscuro, limpio y sin ruidos que puedan ocasionar alteraciones del sueño.

Deja tu espacio lo más cómodo posible. Si es necesario, cambia de habitación para que puedas dormir cómodamente.

11- Usa ropas cómodas para dormir

El tipo de ropa puede influir mucho para dormir bien.

Es mejor que elijas un pijama de algodón para sentirte más cómoda. En el verano, usa uno más ligero y en el invierno uno que sea más abrigado.

Bien, ha sido todo por hoy. Esperamos que estos tips acerca de cómo mejorar el insomnio en el embarazo te sean de bastante utilidad.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjanos tus comentarios más abajo.

También puede interesarte:

> Cómo hacer para poder dormir como un tronco.

.

¿Quieres recibir las novedades de nuestra web gratis?
Informa aquí tu correo y dale click a Enviar:


¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!
Loading...

Deja aquí tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *