Suplementos Vitamínicos: Complementos de una BUENA Alimentación

Hoy en día el consumo de suplementos vitamínicos ha ido en auge. Hasta hace un cierto tiempo sólo los deportistas tendían a ingerirlos, pero en la actualidad son muchas las personas que usan complementos de vitaminas con el fin de mejorar su nutrición.

Aunque hay quien crea que esta clase de suplementos alimenticios no son necesarios, muchos especialistas afirman que sí son indispensables. Lo cierto es que son una excelente fuente de vitaminas para las personas que lo necesitan.

No obstante, como en cada aspecto de nuestra vida, los excesos no están bien. Lo más recomendable es utilizarlos siempre como un complemento, nunca como un sustituto de una alimentación equilibrada. 

¿Al final qué son los suplementos vitamínicos? ¿Son buenos o son malos?

Nuestro día a día, la comida, la rutina e incluso el medio ambiente afectan al cuerpo de maneras distintas.

A nivel celular, se encuentran los famosos y tan perjudiciales radicales libres. Estas sustancias tóxicas que se generan en el cuerpo como parte de la propia oxidación, se alojan en nuestras células y tejidos, dejando como resultado un daño extremo de los mismos.

Si llevamos una alimentación balanceada, en que se consuman frutas, vegetales en general, proteínas y carbohidratos en sus raciones correspondientes, en teoría podríamos obtener un porcentaje diario ideal de vitaminas y otros nutrientes.

Y eso era cierto hasta hace no mucho tiempo…
Sin embargo, varios estudios han confirmado que ya no son suficientes y aquí es donde entran estos grandes colaboradores, los suplementos.

– ¿Para qué sirven los multivitamínicos?

Ellos se encargan de darnos un extra de antioxidantes, esto con el fin de prevenir y revertir la oxidación de las células.

(Sigue más abajo…)

¡Atención! Mira esto:

Los radicales libres dañan poco a poco los tejidos; por su parte, los antioxidantes son los encargados de contrarrestar sus nocivos efectos, evitando así un daño mayor.

También se encargan de mejorar los procesos metabólicos, evitar la fatiga y ayudar con las lesiones musculares.

¿Cuál es el mejor suplemento o complejo multivitamínico para nuestra dieta?

Antes que nada, es importante recordar que nuestro propio cuerpo es capaz de producir algunos antioxidantes y de proveerse de vitaminas mediante la comida.

El problema común es que la mayoría de la población no ingiere la cantidad óptima diaria de dichos nutrientes, generando así un déficit vitamínico que a largo plazo puede causar estragos.

Para poder equilibrar dicha falta, deberíamos tener una alimentación sumamente sana y balanceada. Pero seamos honestos, que una gran parte de nosotros no tiene tiempo, bien sea por trabajo u otros motivos, y se alimenta de forma inapropiada.

Es en estos casos donde un buen suplemento dietario multivitamínico (un complejo vitamínico completo) más se recomienda.

Muchas personas optan por añadir a su dieta sustancias naturales como el propóleo o en su defecto la miel, ya que son alimentos con un gran valor nutricional y, ciertamente, llenos de vitaminas y minerales. No estamos en contra de su consumo ni mucho menos, ya que son increíbles para complementarnos, sin embargo, los suplementos vitamínicos engloban todas estas maravillosas cualidades.

En definitiva, el complemento vitamínico más recomendado es aquél que contiene las vitaminas que nuestro cuerpo más necesita.

Lista de las 13 mejores vitaminas (esenciales y recomendadas para la salud)

Las vitaminas que tu cuerpo necesita son las A, C, D, E, K y las del complejo B (B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9 y B12).

Conoce a continuación los beneficios de estos micronutrientes tan necesarios y sus mejores fuentes naturales:

1. Vitamina A

Esta vitamina juega un papel importante en el crecimiento y desarrollo celular.

Además:

  • promueve la salud de la piel y el cabello;
  • protege las uñas, las encías, las glándulas, los huesos y los dientes;
  • previene la ceguera nocturna;
  • puede ayudar a prevenir el cáncer de pulmón.

Algunas fuentes: salmón y otros pescados de agua fría, yemas de huevo y productos lácteos fortificados.

2. Vitamina C o ácido ascórbico

Es indispensable para reforzar el sistema inmunológico, previniendo la aparición de enfermedades respiratorias y la tan común gripe.

Además:

  • fortalece las paredes de los vasos sanguíneos;
  • aumenta la absorción del hierro;
  • promueve la cicatrización de heridas;
  • ayuda a prevenir la aterosclerosis;
  • sirve como un antioxidante clave.

Algunas fuentes: cítricos, fresas, melones, bayas, pimientos, brócoli, papas.

3. Vitamina D

Ayuda a la absorción del calcio, construye y mantiene huesos y dientes fuertes.

Algunas fuentes: leche fortificada, bebidas de soya/arroz fortificadas, mantequilla, yemas de huevo, pescados grasos, aceite de hígado de pescado. Además, el cuerpo la desarrolla cuando se expone al sol.

Complejo multivitamínico

Alimentos ricos en vitamina E

4. Vitamina E

Es un importante antioxidante que protege a los ácidos grasos contra los radicales libres.

Además, colabora en el mantenimiento de los músculos y los glóbulos rojos.

Algunas fuentes: huevos, aceites vegetales, aguacate, nueces, semillas, cereales fortificados.

5. Vitamina K

Es esencial para el cuerpo, ya que se necesita para la coagulación adecuada de la sangre.

Algunas fuentes: hígado, espinacas, brócoli y otras hortalizas de hoja verde.

6. Vitamina B1 o tiamina

Es importante para mantener un metabolismo saludable.

Además:

  • ayuda a mantener la digestión normal;
  • mejora el apetito;
  • apoya las funciones nerviosas adecuadas.

Algunas fuentes: carne de cerdo, legumbres, nueces, semillas, cereales fortificados, granos.

7. Vitamina B2 o riboflavina

Es esencial para el metabolismo energético.

Además:

  • colabora en la función suprarrenal;
  • apoya la visión normal;
  • ayuda a mantener la piel sana.

Algunas fuentes: cereales fortificados, granos, carne magra, aves de corral, productos lácteos, bebidas fortificadas de soya/arroz, hongos crudos.

Suplementos alimenticios

Fuentes alimentarias de vitamina D3

8. Vitamina B3 o niacina

Se utiliza para metabolizar la energía y promover el crecimiento normal.

En grandes dosis, la vitamina B3 también puede reducir el colesterol.

Algunas fuentes: carnes magras, aves, pescados azules, leche y derivados, huevos, legumbres, frutos secos (nueces, cacahuetes), panes fortificados, cereales.

9. Vitamina B5 o ácido pantoténico

Ayuda al metabolismo energético y normaliza los niveles de azúcar en la sangre.

Fuentes: casi todos los alimentos contienen vitamina B5.

10. Vitamina B6 o piridoxina

Promueve el metabolismo de las proteínas y de los carbohidratos.

Además:

  • interviene en la generación de energía;
  • ayuda en la función nerviosa adecuada;
  • colabora en la síntesis de los glóbulos rojos.

Algunas fuentes: carne de res, pescado, aves, granos, cereales, plátanos, hortalizas de hojas verdes, patatas, soja.

11. Vitamina B7 o biotina

Desempeña un papel importante en el mantenimiento de un metabolismo saludable.

Algunas fuentes: yemas de huevo, soja, granos enteros, nueces, levadura.

12. Vitamina B9, ácido fólico o folato

Es especialmente importante para las mujeres embarazadas, ya que ayuda a prevenir defectos de nacimiento.

Además:

  • interviene en la producción de ADN, ARN y glóbulos rojos;
  • colabora en la síntesis de ciertos aminoácidos.

Algunas fuentes: hígado, levadura, verduras de hoja verde, espárragos, jugo de naranja, harina fortificada, aguacates, legumbres.

13. Vitamina B12 o cobalamina

Nuestro organismo la necesita para:

  • producir glóbulos rojos, ADN y ARN;
  • producir mielina para las fibras nerviosas.

Fuentes: todos los productos de origen animal.

Suplementos vitamínicos

Los suplementos multivitamínicos son fundamentales para una buena nutrición

¿Quiénes pueden tomar complejos de multivitaminas o polivitamínicos?

Como puedes imaginarte por lo que viste en el apartado anterior, hoy en día es casi imposible tener una dieta con alimentos vitamínicos de todos los grupos.

Los complementos multivitamínicos pueden consumirse para suplir una falta de vitaminas en el cuerpo. Los nutriólogos afirman que cualquier persona puede ingerirlos, lo único que varía en cada caso es la dosis.

Los niños, los adultos e incluso los adultos mayores son buenos candidatos para incluir una suplementación vitamínica en su dieta. Asimismo, algunas personas suelen necesitarla más que otras:

– Mujeres embarazadas

Todas las mujeres que estén pensando en tener un bebé deben tomar un suplemento de ácido fólico (vitamina B9), al igual que cualquier mujer embarazada hasta la 12ª semana.

– Personas que no están expuestas al sol con frecuencia

Las personas frágiles o que no pueden salir de casa, están en una institución, como una casa de cuidados para ancianos, o usan ropa que cubre la mayor parte de su piel cuando están al aire libre, necesitan un suplemento de vitamina D.

– Niños de 6 meses a 5 años de edad

Deben tomar un suplemento que contenga vitaminas A, C y D. Los niños en edad de crecimiento pueden no recibir suficiente cantidad de estas vitaminas, especialmente aquellos que no consumen una dieta variada.

– Deportistas

¿Sabías que...
… la mayoría de los deportes de alto impacto o rutinas pesadas de ejercicios, generan una mayor cantidad de toxinas y por ende un descenso en la cantidad de vitaminas disponibles?

Hay suplementos alimenticios para deportistas y atletas que mantienen niveles nutricionales adecuados en su cuerpo.

Consideraciones finales

En general, cualquier persona que presente un déficit de vitaminas está apta para consumir un suplemento.

Lo que sí es importante es consultar a tu médico de cabecera si posees algún problema de absorción o niveles nutricionales demasiado bajos, para que realice los exámenes pertinentes.

Luego de los resultados, se te indicará una dosis exacta y, aunque los suplementos no representan un riesgo para la salud, una sobredosis de ciertas vitaminas sí puede serlo, así que lo mejor es hacerlo bajo supervisión médica.

Debes de tener en cuenta que estos productos no son milagrosos, por lo que deben de ser reforzados con una alimentación rica en verduras y frutas, además de pobre en grasas saturadas, azúcar y sal.

Bien, ha sido todo por hoy. Esperamos que esta información sobre las vitaminas y los complementos alimenticios naturales te haya sido de mucha utilidad.

Te podemos asegurar que, manteniendo una dieta balanceada en unión a los suplementos de vitaminas, te sentirás menos cansado(a) y con mucho más energía.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjanos tus comentarios o preguntas relacionadas más abajo.

Sigue conociendo más sobre salud y bienestar.
Si te gustó, ayúdanos a que llegue a más personas pulsando uno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!
Cargando...

SOBRE EL AUTOR

Carlos SellerCarlos Seller

NATURÓLOGO Y NUTRICIONISTA

Fundador y Director de TuSaludTotal.com, con más de 15 años de experiencia clínica.
Licenciado en Nutrición Humana, Dietética y Naturología.
Está al tanto de las tendencias y de los nuevos desarrollos en el área de la salud y el bienestar. 
Espera ayudarte a mejorar tu salud y calidad de vida informándote acerca de las mejores opciones de tratamientos disponibles.
Puedes consultar su biografía completa aquí.
LinkedIn

Deja aquí tu comentario:

Información básica sobre protección de datos
Responsable por los datos: Carlos Seller | Finalidad: Gestión y moderación de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento expreso | Destinatarios: Los datos que facilitas estarán hospedados en los servidores de la empresa Banahosting | Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. | Ve la información detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.