Remedios caseros para la conjuntivitis

Actualizado: 13/10/2017

En este artículo compartiremos contigo varios remedios caseros que te ayudarán a tratar la conjuntivitis, pero antes veamos de qué se trata este trastorno, cuáles son sus síntomas y sus posibles causas.

La conjuntivitis es el término clínico que describe la inflamación o infección de la conjuntiva, una fina membrana que cubre la superficie expuesta de los ojos y la parte posterior de los párpados.

Cuando se irrita, los pequeños vasos sanguíneos que la componen se dilatan para expulsar las sustancias tóxicas y traer los anticuerpos de protección a la superficie del ojo.

Es justamente por causa de dicha irritación que el ojo afectado adquiere un color rojo o rosado.

¿Cuáles son los síntomas de la conjuntivitis?

Esta es una de las afecciones oculares más comunes y sus síntomas pueden incluir:

  • Ardor o picazón constante.
  • Sensación de arena en el ojo.
  • Extrema sensibilidad a la luz y lagrimeo.
  • El enrojecimiento de los ojos y posible hinchazón de su superficie.
  • Inchazón de los párpados.
  • Secreción acuosa, mucosa o, en el caso de una infección bacteriana, una supuración espesa que sale de los ojos (por la mañana al despertarse los párpados parecen estar pegados).
  • Dolor en el ojo afectado.

¿Qué causas tiene este trastorno ocular?

La conjuntivitis puede ser causada por:

  • Infecciones por virus asociados con enfermedades virales.
  • Infecciones por bacterias contraídas por el contacto entre la mano y el ojo al tocar cualquier objeto que esté infectado.
  • Cuerpos extraños que entran bajo los párpados.
  • La exposición a la luz ultravioleta.
  • Alergias causadas por cosméticos o soluciones usadas para limpiar las lentes de contacto.
  • El viento.
  • El humo y otros tipos de contaminación del aire.
  • Cloro de la piscina.

5 remedios caseros para la conjuntivitis

Si la afección es de origen bacteriana, en ciertos casos puede ser necesario el uso de antibióticos.

Un médico podría recetarte el uso de terramicina, por ejemplo, que es un medicamento bastante utilizado para combatir este tipo de conjuntivitis.

Si en cambio es de origen viral o alérgico, no es necesario el uso de fármacos, a no ser algún colirio, vomo veremos más adelante.

Ahora veremos cómo curar la conjuntivitis alérgica o viral naturalmente con remedios caseros, que incluso pueden ayudarte a aliviar los síntomas de la bacteriana.

1- Tratamiento natural para la conjuntivitis con pariri (bejuco de hierro)

Un excelente remedio casero para la conjuntivitis es el pariri, pues esta planta medicinal posee propiedades antiinflamatorias, que ayudan a aliviar la inflamación, el enrojecimiento y la secreción de los ojos.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de hojas picadas de pariri
  • 250 ml de agua.

Preparación:

Pon los ingredientes en una olla y déjalos cocinar durante unos 10 minutos.

Después de que el agua empiece a hervir, sácala del fuego y déjala reposar durante 10 minutos.

Cola la infusión y aplícatela en los ojos con ayuda de una gasa 3 veces al día.

2- Cómo tratar la conjuntivitis con zanahoria

Un buen remedio casero para la conjuntivitis es la compresa de zanahoria, pues la misma actúa como un antiinflamatorio natural, ayudando a controlar los síntomas de la enfermedad.

Ingrediente:

  • 1 zanahoria.

Preparación:

Pasa la zanahoria por la centrífuga y utiliza el jugo para hacer compresas con una duración de 15 minutos, renovando el algodón o la gasa cada 5 minutos.

Las compresas deben hacerse 2 veces al día mientras la inflamación persista y siempre después del lavado de los ojos con agua filtrada o suero fisiológico.

Otras formas de usar la zanahoria:

Toma ½ vaso de jugo de zanahoria 2 veces al día.

Por último, también es posible usarla poniendo una zanahoria en la heladera.

Cuando esté bien fría, póntela sobre los ojos cerrados. Te proporcionará alivio inmediato.

3- Infusión de saúco

El saúco es bien conocido por sus propiedades desintoxicantes y desinflamatorias.

Ingredientes:

  • 20 g de flores de saúco
  • 1 litro de agua.

Preparación:

Pon los ingredientes en una olla y déjalos hervir por 2 minutos.

Luego tapa la preparación, déjala de reposo por 5 minutos y finalmente cuélala.

Aplícate una gasa empapada con la infusión tibia en el ojo y presiónala ligeramente con los dedos.

Repítelo cinco veces al día.

4- Té de eufrasia para la conjuntivitis

La eufrasia es un excelente remedio para combatir la conjuntivitis, ya que alivia el dolor, el lagrimeo y el enrojecimiento de los ojos.

Ingredientes:

  • 50 g de eufrasia seca
  • 1 litro de agua.

Preparación:

Pon los ingredientes en una olla y déjalos hervir por 5 minutos.

Déjalo que se enfríe y lávate los ojos con este líquido varias veces al día con ayuda de una gasa.

Remedios caseros para la conjuntivitis: eufrasia

Eufrasia para mejorar la conjuntivitis

5- Semillas de membrillo

Ingredientes:

  • 1 cucharada de semilla de membrillo
  • 1/2 vaso de agua.

Preparación:

Hierve el agua y luego vierte las semillas de membrillo.

Cúbrelo y déjalo que se enfríe.

Ponte una o dos gotas de esta preparación en los ojos dos veces al día durante una semana.

Otros remedios naturales para aliviar los síntomas de la conjuntivitis

– Cataplasma de manzana, patata o pepino

Aplícate en el ojo afectado un cataplasma caliente de manzanas cocidas o ralladas, patatas crudas o pepino rallado enrollado en un paño.

Otra forma de usar la manzana:

Lleva la manzana a la centrífuga y extrae su jugo.

Lávate el ojo afectado 2 veces al día con una gasa embebida en dicho jugo.

– Té de achicoria para la conjuntivitis

Se indica tradicionalmente el té frío de hojas de achicoria para lavarse los ojos.

– Yogurt de leche de cabra

Toma una porción de yogurt de leche de cabra diariamente.

También aplícate un cataplasma de dicho yogurt en los ojos dos veces al día.

Cómo tratar la conjuntivits con leche de cabra

Yogurt de leche de cabra para la conjuntivitis

Cómo combatir la conjuntivitis de forma efectiva

A continuación te proporcionamos otros consejos que te ayudarán a combatir este trastorno de forma efectiva.

– Compresas de agua fría

El agua fría sirve para cualquier tipo de conjuntivitis, pero en especial para las de origen alérgico.

Tiene la propiedad de contraer los vasos sanguíneos dilatados, aliviando así la inflamación producida por la conjuntivitis, además de lubricar los ojos.

Moja una gasa en agua fría y aplícatela en el ojo afectado, dejándola actuar por algunos minutos.

Cuando deje de estar fría, cámbiala y ponte otra compresa fría.

Otra forma de usar el agua fría:

Sumerge la cara (abriendo y cerrando los ojos) en una cuenca de agua fría con una cucharada de sal. Recuerda mezclar bien el agua antes de hacer este procedimiento..

– Compresas de agua tibia

El agua tibia da una sensación mejor y ayuda a reducir la hichazón, especialmente en el caso de la conjuntivitis viral o bacteriana.

Además, ayuda a reducir la irritación.

Moja una toallita limpia, suave y sin pelusa. Tuércela para quitar el exceso de agua y aplícatela en los ojos cerrados haciendo una ligera presión.

Ten en cuenta que las compresas calientes aumentan el riesgo de propagar la infección de un ojo al otro, así que debes usar una toalla distinta para cada ojo.

Además, debes lavar bien la toalla luego de cada aplicación.

– Cómo limpiarte los ojos para prevenir las infecciones

Cuando la secreción empiece a acumularse en el ojo, necesitas limpiarlo bien para prevenir la proliferación de microorganismos.

Límpiate el ojo con una gasa embebida en suero fisiológico, comenzando desde la esquina interior, cerca de la nariz.

Luego sigue haciéndolo suavemente por el ojo entero, hacia la esquina externa del mismo.

Este movimiento elimina de forma segura la secreción de los conductos lacrimógenos.

Lávate muy bien las manos antes y después de haberte hecho la limpieza.

Utiliza siempre el lado limpio de la gasa que uses para cada pasada. De esta manera evitarás que la secreción vuelva a entrar en contacto con el ojo.

Desecha inmediatamente las gasas usadas para hacer la limpieza.

– Colirio para la conjuntivitis (lágrimas artificiales)

Estos colirios son lubricantes salinos ligeros hechos para lubricar el ojo.

Pueden aliviar la falta de humedad asociada a la conjuntivitis, pero también ayudan a limpiar los ojos de sustancias contaminantes que podrían complicar y prolongar la conjuntivitis viral, bacteriana o alérgica.

– Gotas oftálmicas para la conjuntivitis alérgica

Algunos colirios de venta libre también contienen antihistamínicos que son útiles en el tratamiento de la conjuntivitis alérgica.

Bien, esto ha sido todo por hoy. Esperamos que estos consejos e informaciones sobre el síndrome del ojo seco te sean de bastante utilidad para mejorar tu salud ocular.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjanos tus comentarios más abajo.

También puede interesarte:

> Soluciones para el síndrome del ojo seco.

.

¿Quieres recibir las novedades de nuestra web gratis?
Informa aquí tu correo y dale click a Enviar:


¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!
Loading...

Deja aquí tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *