¿Por Qué Salen LUNARES en la Piel?

En este artículo veremos por qué salen lunares, cuáles son sus principales causas y los factores de riesgo que pueden influir en su desarrollo en la edad adulta.

Además, conoceremos los cuidados que debemos tener con los mismos, ya que algunos pueden ser peligrosos y transformarse en melanomas.

Es cierto que la mayor parte de los lunares son benignos, pero de todos modos es fundamental que sepamos como prevenirnos.

¿Por qué salen lunares en la piel de la cara y otras zonas del cuerpo?

Los melanocitos (las células encargadas de producir la melanina) por lo general están dispuestos de forma bien ordenada y se intercalan entre las demás células de la piel.

No obstante, cuando se agrupan en un pequeño cúmulo, causan alteraciones en la coloración de la piel.

La unión de varias de estas células produce como resultado una marca de color diferente al de la piel normal, que se denomina popularmente lunar.

Estas alteraciones pueden deberse a varios factores, tales como la exposición exagerada al sol, los cambios hormonales y la predisposición genética, entre otros.

¿Qué causa los lunares y cuáles son los factores de riesgo para su desarrollo?

Lo cierto es que la causa exacta de un nuevo lunar que aparece en la edad adulta aún no se entiende muy bien.

(Sigue más abajo…)

Fíjate en esto:

Pero es probable que haya mutaciones genéticas involucradas. Un estudio de investigación de 2015 informó que las mutaciones del gen BRAF estaban presentes en el 78% de las fuentes confiables de lunares benignos adquiridos.

Además, los genes que heredamos de nuestros padres, junto con la cantidad de sol a la que estamos expuestos (especialmente durante la niñez), son factores importantes para determinar el número de lunares que tendremos en el futuro.

La piel con más exposición al sol tiende a tener más lunares.

No obstante, estas marcas también pueden presentarse en zonas protegidas del sol, tales como las palmas de las manos, las plantas de los pies y los genitales.

De todos modos, evitar el sol y protegerse del mismo, incluyendo el uso regular de bloqueador solar, puede ayudar a suprimir la aparición de algunos tipos de nevos.

Sin Verrugas y Lunares

En resumen, los factores de riesgo por los que un adulto podría tener un nuevo lunar incluyen:

  • incremento de la edad,
  • piel clara y cabello rubio o pelirrojo,
  • antecedentes familiares de lunares atípicos,
  • respuesta a los medicamentos que inhiben el sistema inmunológico,
  • respuesta a otros medicamentos, como algunos antibióticos, hormonas o antidepresivos,
  • mutaciones genéticas,
  • exposición directa al sol, con o sin quemaduras,
  • uso de camas bronceadoras.

Los tipos de lunares: congénitos o adquiridos

Los lunares o nevos tienen un aspecto muy variable y pueden ser:

  • de color rosado, rojo, marrón, azul, negro o blanco
  • redondos, ovalados o de forma irregular;
  • planos o elevados;
  • lisos o ásperos;
  • grandes o pequeños;
  • con o sin pelos;
  • moteados o de color homogéneo.

Según sea su origen, podemos clasificarlos en dos grupos:

1. Congénitos

Muchos están en nuestra piel desde que nacemos, por lo que deben haber estado presentes durante el desarrollo fetal, por eso son llamados lunares congénitos.

Estos lunares también se conocen como marcas de nacimiento y varían ampliamente en tamaño, forma y color. Aproximadamente del 0,2 al 2,1 % de los bebés nacen con un lunar congénito.

2. Adquiridos

Mientras tanto, otras de estas marcas pueden aparecer de forma gradual más tarde en el período neonatal y a medida que crecemos. Se llaman lunares adquiridos o comunes y pueden aparecer en cualquier parte de la piel.

Esto ocurre como resultado de factores que no son genéticos sino ambientales, tales como la exposición al sol, entre otros. 

Muchos niños continúan desarrollándolos durante la adolescencia y hasta llegar a la edad adulta.

La mayor parte de los lunares adquiridos aparece durante las primeras 2 o 3 décadas de vida y, a medida que los años van pasando, suelen cambiar de aspecto.

Las personas de piel clara normalmente pueden tener entre 10 y 40 de estos lunares.

Inicialmente son pequeños, planos y de color marrón o negro, parecidos a las pecas. Con el tiempo, pueden aumentar de tamaño, cambiar de color e incluso algunos pueden desarrollar pelos.

¡Ten cuidado con los lunares que cambian o que aparecen demasiado tarde!

La mayoría de las personas no desarrolla nuevos lunares después de los 30 o 35 años.

Los nuevos lunares que aparecen después de los 35 años pueden requerir observación minuciosa, evaluación médica y una posible biopsia.

Un lunar completamente nuevo en un adulto puede ser el signo de una evolución anormal o de un melanoma temprano. Es importante que cualquier lunar nuevo o cambiante sea evaluado por un dermatólogo.

Los lunares nuevos tienen más probabilidades de volverse cancerosos. Una revisión de 2017 de estudios de caso encontró que el 70,9 % de los melanomas surgieron de un nuevo lunar.

Las mutaciones BRAF están implicadas en el melanoma. Pero los procesos moleculares involucrados en la transformación de un lunar benigno en un lunar canceroso aún no se conocen.

Se sabe que la interacción de la luz ultravioleta (UV), tanto natural como artificial, con el ADN causa daños genéticos que pueden conducir al desarrollo de melanoma y otros cánceres de piel.

La exposición excesiva al sol puede ocurrir durante la niñez o en la edad adulta temprana y sólo mucho más tarde puede resultar en cáncer de piel.

Cabe destacar que, pese a que la mayoría de los lunares son benignos, algunos tienen predisposición a malignizarse (ve aquí los 7 principales signos de los lunares peligrosos). 

Hay ciertos lunares que tienen un alto riesgo de transformarse en melanomas (un tipo de cáncer de piel). Puedes reconocerlos principalmente por las siguientes características:

  • Son mayores de 0,6 cm de diámetro (más grandes que la goma de borrar de un lápiz).
  • Tienen una forma irregular y un color no homogéneo, con centros pardo oscuros y bordes más claros.
  • Se localizan sobre todo en la espalda, pero pueden aparecer en cualquier punto de la piel, incluyendo las zonas protegidas del sol (cuero cabelludo, senos, glúteos, genitales, etc.).

Si has observado que alguno de tus lunares ha cambiado de tamaño, forma, color, te pica o te arde, es recomendable que visites a un especialista por prevención.

Por qué salen lunares

¿Por qué aparecen lunares en la piel?

Otras informaciones sobre los lunares

Te invitamos a que veas todas las informaciones sobre los lunares rojos aquí:

Bien, esto ha sido todo por hoy. Esperamos que estas informaciones sobre por qué salen y cuáles son los tipos de lunares te hayan sido de bastante utilidad.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjanos tus comentarios o preguntas relacionadas más abajo.

Sigue conociendo más sobre las verrugas y lunares.
Si te gustó, ayúdanos a que llegue a más personas pulsando uno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!
Cargando...

SOBRE EL AUTOR

Carlos SellerCarlos Seller

NATURÓLOGO Y NUTRICIONISTA

Fundador y Director de TuSaludTotal.com, con más de 15 años de experiencia clínica.
Licenciado en Nutrición Humana, Dietética y Naturología.
Está al tanto de las tendencias y de los nuevos desarrollos en el área de la salud y el bienestar. 
Espera ayudarte a mejorar tu salud y calidad de vida informándote acerca de las mejores opciones de tratamientos disponibles.
Puedes consultar su biografía completa aquí.
LinkedIn

252 Comentarios

Deja aquí tu comentario:

Información básica sobre protección de datos
Responsable por los datos: Carlos Seller | Finalidad: Gestión y moderación de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento expreso | Destinatarios: Los datos que facilitas estarán hospedados en los servidores de la empresa Banahosting | Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. | Ve la información detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!