La mejor alimentación en la menopausia

Actualizado: 29/09/2017

¿Cómo debe ser realizada la alimentación en la menopausia? ¿Hay algún tipo de alimento que pueda realmente ayudar a reducir los malestares típicos de esta etapa?

En este artículo te proporcionamos las respuestas a esas dos preguntas, de modo que verás cómo es posible llevar una vida lo más normal posible controlando lo que comes.

La realidad nos muestra que, cuando los cambios físicos y psicológicos asociados a esta etapa de la vida femenina aparecen, algunas mujeres se desesperan y piensan que su vida normal acabó para siempre.

Lamentablemente muchas deciden resignarse y aceptan someterse a la Terapia Hormonal de Reemplazo, que quizás hayan evitado durante mucho tiempo por los riesgos que lleva asociados.

Permítenos que te digamos que ¡no tienes que resignarte!

Hay terapias alternativas y remedios naturales que pueden ayudarte a controlar los signos y, lo mejor de todo, sin los efectos secundarios perjudiciales de los fármacos.

No obstante, por mejores que puedan ser dichos métodos, uno de los puntos fundamentales a tener en cuenta para garantizar su efectividad es que tengas una dieta saludable, equilibrada y apropiada a esta nueva etapa de tu vida.

Como debe ser la alimentación en la menopausia

En verdad existe una gran variedad de alimentos que pueden ayudarte a controlar los signos más desagradables y que, además, te ayudarán a mantener tu peso bajo control.

Pero por otro lado, hay otros alimentos que pueden perjudicarte, aumentando aún más ciertos signos tales como los sofocos y los sudores nocturnos, aparte de convertir el aumento de peso en un problema crónico.

Es decir, si estás en esta etapa, deberás prestar mucha atención a tu dieta, pues podrá ser tanto tu mejor amiga como tu peor enemiga.

Los 7 alimentos que deberás evitar en la menopausia

Infelizmente, en nuestra dieta occidental hay mucho más alimentos que pueden causarte problemas que aquéllos que podrán ayudarte.

Pero antes de entrar en tema, el primer consejo que queremos darte es: abandona todas las adicciones dañinas que tengas.

Entre éstas, las principales y más evidentes son el alcohol y el tabaco.

Sin embargo, hay dos sustancias que podrán perjudicarte mucho y que deberás intentar eliminar o por lo menos disminuir su consumo a toda costa: la cafeína y el azúcar.

– La cafeína

Lamentablemente, el consumo exagerado de cafeína se ha convertido en una adicción perjudicial para nuestro cuerpo.

Ya se ha demostrado que puede aumentar el estrés, la irritabilidad y el descontrol muchas veces asociados al climaterio.

Por otro lado, la cafeína puede afectar al sistema circulatorio de la mujer. No te olvides que ya no tienes tanta protección de tus poderosas hormonas…

Por ese motivo, te aconsejamos que reduzcas el consumo de café, té negro y gaseosas de cola luego que llegues a esta fase de tu vida.

– El azúcar blanco

El azúcar refinado y los alimentos que lo contienen, tales como los dulces, los postres, las galletas dulces, los refrescos y muchos otros, no sólo carecen de valor nutricional.

Además de eso, aumentan significativamente el peso corporal, perjudican el corazón y todo el sistema circulatorio. 

Por otra parte, estos alimentos afectan el sistema hormonal de la mujer y pueden desencadenar sofocos y sudores nocturnos.

– El alcohol

Las bebidas alcohólicas también deben salir del menú, ya que pueden causar insomnio, ansiedad y aumentar las olas de calor típicas de las mujeres que están en esta etapa.

– Las carnes con grasa

Como el organismo de la mujer sufre grandes cambios en esta etapa y se va perdiendo gradualmente la protección de las hormonas, es recomendable evitar el consumo de carnes con mucha grasa.

Es de público conocimiento que el consumo de este tipo de carne y sus productos derivados eleva el riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

Lo ideal entonces es que elijas los cortes más magros y los pescados, para una alimentación más saludable.

– Los alimentos procesados

La gran cantidad de sustancias químicas que contienen los alimentos procesados, tales como los estabilizantes y colorantes, entre muchas otras, son extremadamente perjudiciales.

Además, la gran cantidad de sodio, grasas y azúcar presente en este tipo de alimentos también podrán perjudicarte.

Es fundamental que le des prioridad al consumo de alimentos orgánicos y preparados en casa.

– Los quesos grasos

Si bien tienen calcio, que es importante para tratar la pérdida de masa ósea y prevenir la osteoporosis, los quesos grasos, principalmente los ácidos y salados, pueden ser perjudiciales y deben ser evitados.

Este tipo de queso suele conducir a un aumento de la frecuencia de los dolores de cabeza.

Con esto no queremos decirte que los productos lácteos deban ser eliminados de tu dieta, al contrario. Pero deben ser consumidos en sus versiones más magras, tales como las desnatadas o light.

– Los alimentos fermentados

El pan, las tortas y los alimentos fermentados en general contienen una cantidad de levadura que puede ser perjudicial, ya que aumentan la aparición de dolores de cabeza y la sensación de malestar.

Lo mejor es que reduzcas (o evites) el consumo de este tipo de alimentos para poder prevenirte de los desagradables malestares que producen.

Come panes que tengan poco fermento y, preferentemente, preparados con harina integral.

Conoce 10 alimentos recomendados para la menopausia

A continuación te preparamos una lista de 10 alimentos que deberás incluir en tu dieta.

Alimentacion en la menopausia

– Nueces de Brasil

Ricas en selenio, las nueces de Brasil tienen actividad antioxidante en el cuerpo.

Además, fortalecen la función cerebral, mejoran la memoria y la coordinación en las actividades cotidianas.

– Granos enteros

Los cereales integrales son fuentes de vitamina B6, fundamental para la formación de neurotransmisores, reducción de la irritabilidad y el aumento de la sensación de bienestar.

– Té blanco

El té blanco posee catequinas, que aumentan las reacciones antioxidantes, potencian el funcionamiento hepático, favorecen la eliminación de toxinas y controlan la acumulación de grasas en el cuerpo.

– Espinaca

Al lado de otras verduras de hojas verde oscuro, la espinaca forma parte de un grupo de alimentos ricos en ácido fólico, responsable de disminuir el riesgo de cáncer de mama.

– Frutas cítricas

Son riquísimas en vitamina C, que además de fortalecer el sistema inmunitario, auxilia en la síntesis de la progesterona y el estrógeno, las dos hormonas ováricas.

– Frutos del mar

El zinc presente en los frutos del mar también es una sustancia importante en la síntesis hormonal.

Este mineral ayuda a mejorar el funcionamiento de los ovarios y optimiza las funciones del estrógeno, tales como la distribución de las grasas en el cuerpo, los estímulos mamarios y la protección de las células nerviosas.

– Huevos

El huevo es una fuente de proteínas con alto valor biológico, que mejoran el desarrollo de los músculos y previenen su debilitamiento.

– Salmón

Este pescado de aguas frías es una buena fuente de omega 3 y magnesio.

Los ácidos grasos omega 3 tienen función protectora frente a los problemas cardiovasculares y a la vez regulan la presión arterial

Por su parte, el magnesio ayuda a mejorar el humor, aumenta la cantidad de enzimas involucradas en la producción de energía y relaja los músculos.

– Semillas oleaginosas

Las semillas de girasol, linaza, sésamo, la castaña de cajú, la nuez y la macadamia concentran aceites vegetales con muchos beneficios.

Son ricas en proteínas, fibra, sales minerales, enzimas y fitohormonas.

También concentran vitamina E, que ayuda a disminuir las olas de calor, aparte de mejorar las funciones cerebrales y los impulsos nerviosos.

La linaza en particular también ayuda a regular la acción de la insulina, la fluidez de la sangre y protege el organismo contra enfermedades del corazón y complicaciones en el intestino.

– Soja

La soja posee isoflavonas, sustancias que actúan en el organismo de manera similar al estrógeno y pueden ayudarte a aliviar algunos síntomas.

Consejos finales

Como puedes ver, la dieta tiene una gran importancia para combatir los malestares característicos de esta etapa de la vida femenina.

Por lo tanto, preocúpate en seguir los consejos que te hemos proporcionado, evitando los alimentos “malos” e incluyendo los que pueden beneficiarte.

Esta será una de las mejores maneras de que puedas llevar una vida sana y lo más próximo posible a lo normal durante los años que vendrán.

Bien, esto ha sido todo por hoy. Esperamos que esta información acerca de la alimentación en la menopausia te sea de bastante utilidad.

Déjanos tus comentarios o preguntas al final de esta página si lo deseas.

También puede interesarte:

Un método natural para acabar con los síntomas.

Cómo bajar de peso después de los 40.

.

¿Quieres recibir las novedades de nuestra web gratis?
Informa aquí tu correo y dale click a Enviar:


¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!
Loading...

Deja aquí tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *